Mantener las elecciones el 27-S, tal como prometí, puede ser un problema, pero no hacerlas sería un problema todavía más grave”. Así se expresó Artur Mas el lunes ante el máximo órgano directivo de la federación CiU. Y los que han hablado con él después del domingo aseguran que el president sigue decidido a celebrarlas. Parece creer que mantener su palabra puede ser un plus ante el 27-S. O al menos ante Dios y ante la historia.

Llegeix l’article