Todo está a punto para la campaña de unas elecciones municipales que tendrán consecuencias no solo sobre el gobierno de las ciudades, sino también sobre las perspectivas de los partidos. En Catalunya -me decía hace poco un político veterano-, los tres primeros cantarán victoria. ERC tendrá muy buenos resultados en la Catalunya interior y tapará así que morderá el polvo en Barcelona, donde hace poco creía que Alfred Bosch podría ganar. CiU conservará Girona (Carles Puigdemont se afianza) y, sobre todo, la emblemática Barcelona. Y el PSC salvará el área metropo..

Llegir notícia completa