Seguro que la mayoría de ustedes han visto y disfrutado la películaUna nolche en la Ópera, de los hermanos Marx. Si no se acuerdan vayan a Internet y allí verán los cuatro minutos más desternillantes, donde Groucho Marx va permitiendo la entrada a todo tipo de gente a un pequeño camarote, que no es el suyo, lo que da lugar a una montonera impresionante que termina cuando la señora que se hospeda en él abre la puerta y salen todos los personajes trastabillados, confusos y algunos liberados de la presión. (….)

 

Llegeix l’article sencer