El pacto cerrado el lunes entre Convergència Democràtica (CDC) y Esquerra Republicana para presentarse juntos a las elecciones catalanas del 27 de septiembre contempla declarar formalmente la independencia entre seis y ocho meses después de las elecciones. Una declaración que supondría, según fuentes conocedoras de la negociación, la “desconexión” o el “punto de ruptura” con España. Un punto de no retorno a medio camino de los 18 meses que, en total, calculan los partidos que durará el proceso si la candidatura vence las elecciones. Es uno de los puntos de un acuerdo muy concreto que se ratificó ayer.  (….)

 

Llegeix l’article sencer