Señores Junqueras y Mas, se lo pido encarecidamente: dejen de mentir verdades o soñar tortillas sin huevo, que, para el caso, es lo mismo. No me va la vida en ello y puedo hablar de ustedes como Obelix y el Capitán Trueno redibujados por el gran Ibáñez: Pepe Gotera y Otilio, processos a domicilio. Pero sí me preocupa el futuro de los chavalines que pronto van a ver como se estrella su estelada contra la realidad que ustedes les escamotean. Sus últimas negociaciones de sí pero no, con pero sin presidente listo sin lista, pero todo por la Patria y yo tres pero tú cuatro hubieran hecho las delicias de Cantinflas. Se lo pido por mi hijo, por sus hijos, por nuestros hijos, a quienes ustedes, como los curas (¡y las monjas!), les prometen el cielo y hablan de democracia, degradándola a cada gesto, tono y palabra. Están logrando ustedes que España y Catalunya sean dos desastres paralelos comandados por Grandes Capitanes de todo a cien. ¿Queda algún sabio por ahí, algún poeta? ¡Que hable, que cante, por favor, urgentemente! No, ya no queda nadie: todos en nómina o negados de pan y sal, de pan con tomate. ¡Qué pena, qué erial!

 

Llegeix l’article sencer