SONDEO DE FEEDBACK PARA ‘LA VANGUARDIA’

  • Un 49,5% cree que Mas debería intentar acuerdos con fuerzas no independentistas

La mitad de los ciudadanos de Catalunya prefiere ir de nuevo a las urnas con tal de resolver cuanto antes la parálisis que afecta a la política catalana. Concretamente, un 49,5% de los encuestados por Feedbackapuesta por “resolver la actual situación con nuevas elecciones al Parlament en marzo”, mientras que menos del 45% rechaza esa salida. Pero lo significativo de esa respuesta es que casi un 40% de los votantes de la coalición ganadora, Junts pel Sí, se inclina por convocar nuevas elecciones en marzo para resolver la actual situación. Y en el caso de los electores de la CUP, el porcentaje de partidarios de repetir los comicios roza el 43%.

Estas cifras conviven con la mayoritaria convicción (que alcanza al 58% de los consultados) sobre las posibilidades de un efectivo acuerdo entre JxSí y la CUP para la investidura de Artur Mas antes del plazo máximo, que expira el 10 de enero. Un acuerdo, no obstante, que suscita un amplio rechazo en la sociedad catalana, con más del 65% de los encuestados en contra.

En realidad, casi el 50% de los consultados considera que Artur Mas debería “explorar acuerdos con otras fuerzas independentistas antes de convocar nuevas elecciones”. Y lo más importante: hasta un tercio de los votantes de JxSí y uno de cada cinco electores de la CUP apoyan esta opción.

El pronóstico electoral en el caso de una repetición de los comicios, y en la hipótesis de que concurrieran las mismas formaciones que el pasado 27-S, dejaría a Junts pel Sí con hasta tres escaños menos (de 62 a 59), mientras que la CUP (12) y C’s (27) obtendrían hasta dos diputados más que hace dos meses. Entre el resto de formaciones, PSC y PP podrían añadir un escaño a su cómputo actual, a expensas de Sí que es Pot, que podría caer de 11 a 9.

Sin embargo, el auténtico terremoto se produciría en el supuesto de que Convergència y ERC concurrieran por separado. En ese caso, la primera fuerza sería Esquerra (aunque sólo cosecharía 34), seguida de Ciutadans, que podría obtener hasta 29 diputados. Convergència lograría entre 24 y 25 escaños y no podría sumar la mayoría absoluta del Parlament con Esquerra, ya que ambas fuerzas reunirían entre 56 y 59 diputados. El soberanismo sólo mantendría la mayoría absoluta de la Cámara con la ayuda de los 10 escaños de la CUP, aunque únicamente en el caso de que CDC y ERC reunieran 58 o más diputados.

La reforma constitucional se impone

La reforma de la Constitución se impone como la vía preferida por los catalanes para ver satisfechas sus demandas de más autogobierno en el nuevo escenario tras las elecciones del 27 de septiembre. Concretamente, un 49,4% de los consultados por Feedback cree que si se reforma la Constitución, los catalanes podrían ver reconocidas sus reivindicaciones y mejoraría el encaje entre Catalunya y España. Y paralelamente, sólo un 23,2% (diez puntos menos que en septiembre pasado) sostiene que ya “es imposible recuperar puntos de encuentro y la única salida es la independencia de Catalunya”. Sin olvidar un inamovible 21% que considera innecesario reformar la Constitución y cree que basta con interpretarla de manera distinta.