• La Cámara acusa al Estado de “atacar” a la democracia con su petición de que se suspendan los trabajos

El Parlament ha recurrido ante el Tribunal Constitucionalcontra la petición de la Abogacía del Estado de que se anule lacomisión de estudio del proceso constituyente a través principalmente de dos argumentos. Uno de ellos, que estos trabajos “internos” de la Cámara no despliegan en ningún caso la resolución de ruptura impulsada por Junts pel Sí y la CUP el pasado 9 de noviembre. El otro, que la solicitud del abogado del Estado supone un “ataque” a la autonomía parlamentaria y a su potestad de debatir cuestiones políticas. A este último, además, le acusa de “anticipar preventivamente” los resultados de la comisión y querer imponer el veto a un mero ejercicio de parlamentarismo.

Dejando de lado que el propio de recurso al Constitucional ya contraviene lo que indicaba el sexto punto de  la declaración de ruptura, a saber, que se haría caso omiso de lo que diga el TC, el escrito remitido por el Parlament al alto tribunal dedica gran parte de sus 36 páginas a defender que la comisión de estudio del proceso constituyente “se inscribe en el ejercicio de la facultad que tiene el Parlament de dar curso a una iniciativa parlamentaria de acuerdo con las previsiones de su reglamento” y que per se no tiene ninguna consecuencia jurídica, solo política. Este último es el mismo argumento que se empleó para intentar evitar la suspensión de la declaración de ruptura, algo que resultó infructuoso.

EL PPC Y LAS PREPOSICIONES

El documento de la Cámara, que incluye duras diatribas contra la Abogacía del Estado, hasta el punto de considerar que aceptar su reclamación “causaría una gravísima lesión en las funciones institucionales del Parlament”, incorpora como defensa declaraciones del portavoz del Partido Popular de Catalunya, Enric Millo, en la que afirmó lo siguiente en la Junta de Portavoces del 15 de enero del 2015: “Si el Parlamento plantea hacer una comisión de estudio, nosotros no estaremos nunca en contra de que aquí se estudie lo que se considere conveniente estudiar. Solo faltaría que el Parlamento no pudiera estudiar lo que considere oportuno estudiar” “No habrá ninguna oposición legal por nuestra parte”.

El nivel de profundización en la defensa es tal que los servicios jurídicos inciden hasta en las preposiciones. Aparte de decir que la idea de “proceso constituyente” que se pueda debatir en la comisión de estudio no tiene por qué coincidir con la expresada en la declaración de ruptura, los letrados señalan que “nótese especialmente que estos ámbitos de trabajo tienen como marco de referencia un proceso constituyente ‘en’ Catalunya y no un proceso constituyente ‘de’ Catalunya, lo que denota claramente la voluntad de que la comisión de estudio sea un foro de debate general y abierto”.