• La mayoría cree que la convivencia entre los catalanes sería igual que ahora (51,5%) frente al 24% que cree que sería peor

Los ciudadanos de Catalunya están divididos claramente con respecto a laindependencia, hasta el punto de que los partidarios y detractores de que Catalunya se convierta en un nuevo Estado representan, respectivamente, el 45%. Sólo es levemente superior en el caso de los que responden no (45,5%, frente al 45,3% de los que responden sí).

Se trata sin duda del mayor empate reflejado por una encuesta del Centre d’Estudis d’Opinió (CEO) en años. El barómetro pregunta directamente si “quiere que Catalunya se convierta en un Estado independiente” y recoge un 7,1% de indecisos, pero con los resultados que arroja también se evidencia la subida de los partidarios del Estado propio, que en el último año se han elevado en un punto.

El barómetro del CEO se basa en 1.500 entrevistas realizadas entre el 22 de febrero y el 8 de marzo, en plenas negociaciones sobre la investidura de un presidente del Gobierno en el Congreso.

Los datos sobre la independencia contrastan con los que arrojan los encuestados cuando se les pregunta sobre el nivel de autonomía de Catalunya y la posibilidad de configurar un Estado propio. En concreto, el 68,1% ve insuficiente el nivel de autonomía adquirido por la comunidad catalana, frente al 23,1% que lo considera suficiente. Preguntados directamente sobre si Catalunya debería ser un Estado independiente, un 38,5% de los encuestados se muestran a favor de dicha posibilidad mientras que los partidarios de seguir vinculados a España de una u otra forma superan el 51%. Este grupo se divide entre los que optan por un Estado dentro de España (26,3%), que superan a los partidarios de que Catalunya siga siendo una autonomía (25,1%).

En la encuesta también se pregunta por la convivencia entre los catalanes en caso de independencia. Sin definir si la situación actual es buena o mala, a los encuestados se les cuestiona sobre cómo sería la relación entre los catalanes en caso de independencia y la mayoría responde que igual que en la actualidad (51,5%). Los que piensan que la relación entre los catalanes sería mejor son el 17,/% mientras que los que opinan que la relación sería peor llegan al 24,1%. Los que tienen dudas al respecto se sitúan en el 6,7%.

En todo caso, a los ciudadanos también se les pregunta por la situación política de Catalunya, en concreto sobre si es mejor o peor que hace un año, y la mayoría no advierten cambios. Según el CEO, el 45,1% considera que la situación política es igual, mientras que el 29,6% la ve peor y el 22,9% la ve mejor que en 2015. De cara al futuro, los encuestados se presentan optimistas. Aunque el 35,1% cree que la situación seguirá igual, el 34,3% cree que irá a mejor. Los que auguran que irá a peor caen hasta el 17,6%.