Moody’s ha vuelto a bajar el rating a Catalunya hasta Ba3, lo que supone bajar tres plantas en el sótano del bono basura. Lo más preocupante es que les deja en perspectiva negativa, lo que significa que siguen amenazados a nuevas bajadas. Una opción es deslegitimar a las agencias de rating, decir que no vieron la crisis y minimizar la gravedad de ser bono basura. Algo que este economista observador suscribe y explicó en su libro Hay Vida Después de la Crisis.

Otra opción es reconocer que ningún gestor de un fondo soberano o de un fondo de pensiones japonés comprará un bono tres escalones por debajo del grado de inversión y en perspectiva negativa. Y que ningún banco, principales compradores de la Generalitat en el pasado, comprará bonos catalanes ya que no son descontables en el BCE y por lo tanto son ilíquidos. Ser ilíquido significa que, si las cosas van mal, no se pueden deshacer del bono y por eso, para comprarlo, exigen una prima de riesgo mayor.

Tabla del artículo de José Carlos Díez

Como nos enseñó Guillermo de Baskerville y los escolásticos en el medievo, siempre es más razonable hacer un análisis racional sin emocionalidad de las causas, y buscar soluciones. En el cuadro anterior vemos que la deuda de Catalunya es muy superior a la de Madrid y Andalucía. Tener más deuda aumenta el riesgo de impago y justifica más prima de riesgo. Sin embargo, Valencia tiene el doble de deuda que Andalucía y la prima de riesgo es muy similar. Pero Catalunya tiene menos deuda que Valencia y su prima de riesgo en el mercado es el triple.

¿Cuál es la causa de ese enigma? INDEPENDENCIA. Las comunidades autónomas han dejado de financiarse en los mercados y financian sus déficits y sus vencimientos con el Tesoro Público español. La causa es que en 2015 el coste de financiarse en el FLA fue del 0% y en 2016 del 0,83%. En los mercados y con los bancos el coste de financiación de las CCAA sería mayor y, con buen criterio, acuden al FLA.

Esta situación durará un tiempo y por eso es conveniente que el próximo gobierno transforme el FLA en un fondo estable, vinculado a la ley de estabilidad presupuestaria y con mecanismo de detección de desviación de déficit temprana para evitar lo que sucedió en 2015. 

Catalunya también está en el FLA, entonces ¿por qué su prima de riesgo es el triple que Valencia? Porque Valencia no ha puesto en cuestión su continuidad en España y Catalunya ha iniciado en su Parlamento una desconexión. Si Catalunya se independiza, perdería el acceso al FLA, entraría en un limbo legal con una negociación extremadamente compleja para ser reconocido como estado en la ONU y como estado miembro en la UE, y los inversores perciben que el riesgo de impago de la deuda sería muy elevado.

De nuevo una opción es cuestionar la racionalidad de los mercados y los inversores, algo que este economista observador ha hecho académicamente y en sus libros de divulgación. Pero Guillermo de Baskerville explicaría a los catalanes que sin los mercados no se pueden pagar las pensiones, ni los sueldos de los funcionarios, ni abrir las escuelas, ni dar medicamentos a los enfermos. Syriza y Varoufakis en Grecia son un buen ejemplo de cómo no gestionar una crisis de deuda

Si los inversores tuvieran la certeza de que Catalunya sería independiente, la prima de riesgo no sería de 500 pb: sería de 5.000 pb. Cuando la probabilidad de la independencia aumenta, como ha sucedido desde las pasadas elecciones catalanas, la prima de riesgo aumenta. En una Catalunya independiente el tipo de interés de las hipotecas y de los préstamos para las pymes sería mucho mayor. Por lo tanto, muchas empresas tendrían que cerrar y muchos catalanes no podrían acceder a la compra de una vivienda.

En el resto de España los tipos de interés también aumentarían por contagio y por perder el 20% de nuestro PIB, así que todos los españoles viviríamos peor. Por esa razón, este economista observador es contrario al derecho a decidir para separarnos. Yo prefiero el derecho a decidir para compartir, para tener una España mejor, para tener una Europa mejor y un gobierno mundial mejor.

El mundo es multipolar, se ha acabado la guerra fría, y Europa ha perdido su posición geoestratégica para frenar el comunismo. En el tablero mundial juegan grandes jugadores como EEUU, China, Rusia o la India. Necesitamos una España federal y una Europa federal que respete su historia y la cultura de sus territorios, pero que negocie conjuntamente en el mundo. Necesitamos una Europa fuerte para tener una política económica que nos permita bajar la tasa de paro al 5% como ha conseguido Obama en EEUU.

Ese es el modelo de sociedad que quiero para mis hijos. Y por esa razón soy contrario a la independencia de Catalunya, a la salida de Reino Unido de la Unión, a la pésima gestión griega y europea de la crisis humanitaria de los refugiados y a la pérdida de peso e influencia que nuestra querida Europa está teniendo en el mundo.Yes we can.