Al inicio de esta nueva campaña de elecciones al Parlamento de Cataluña, “La Tercera Vía: diálogo y acuerdo”, constata que:

  1. Estas no son unas elecciones plebiscitarias sino unas nuevas elecciones en el Parlamento de Cataluña. Las undécimas que celebramos de 1980 acá y las terceras desde 2010, decidiendo siempre el futuro de nuestro pueblo.
  2. No obstante, éstas son unas elecciones autonómicas muy especiales. Son las primeras que inician su campaña coincidiendo con la celebración de la Diada Nacional y, además, algunas fuerzas políticas quieren plantearlas como si se tratara de un plebiscito sobre la independencia de Cataluña. Esta especial situación hace que estas elecciones tengan una trascendencia política muy particular.
  1. En un plebiscito el voto de todos los ciudadanos tiene el mismo valor, con independencia de su lugar de residencia, atendiendo al principio de: una persona, un voto. Lo cual no se produce en este caso porque la normativa electoral en Cataluña continúa siendo la que provisionalmente quedó establecida en 1979, en una disposición adicional del Estatut que no ha podido ser reformada debido a la oposición de las fuerzas nacionalistas, favorecidas por aquella disposición transitoria. En la práctica quiere decir que las demarcaciones electorales catalanas menos pobladas obtienen una representación en escaños superior a la que correspondería a los habitantes de Barcelona y su Región Metropolitana.

Ante esto, “La Tercera Vía” hace un llamamiento a toda la ciudadanía de Cataluña a participar masivamente en estas elecciones, rechazando tanto las opciones que defienden las posiciones inmovilistas que no quieren hacer ningún tipo de cambio como las opciones que proponen el aventurismo irresponsable de la independencia.

“La Tercera Vía” hace un llamamiento a toda la ciudadanía de Cataluña a votar solamente por aquellas candidaturas que, desde posiciones ideológicamente diversas, apuestan por la vía del diálogo que haga posible un acuerdo que permita el sobre la deseable ensambladura de Cataluña con conjunto de España, impida la fractura social del pueblo catalán y garantice el futuro en el marco europeo.