Pronovias ha alertado en un comunicado a sus trabajadores de las consecuencias de una declaración unilateral de independencia de Cataluña. El grupo afirma que «nuestra empresa es difícilmente viable en una Cataluña fuera de la Unión Europea, de la Zona Euro, sin un sistema financiero apoyado por el Banco Central Europeo y aislada en materia económica, política y de seguridad».

Según indican, «nuestro deseo es seguir aquí. Confiamos que las circunstancias políticas no deriven hacia una situación descontrolada que ponga en riesgo la viabilidad económica de Cataluña y la continuidad de nuestro proyecto empresarial».

El comunicado firmado por el presidente la cadena de moda nupcial, Alberto Palatchi, asegura que su objetivo es seguir manteniendo la sede en El Prat de Llobregat (Barcelona), pero que una victoria independentista le obligaría «a considerar todas las opciones que puedan asegurar el futuro» de la empresa.

A menos de una semana de que se celebren las elecciones autonómicas en Cataluña, algunos empresarios han decidido posicionarse en contra de la independencia alertando a sus trabajadores de los riesgos de la secesión.

Sigue los pasos de otras firmas como Almirall

Palatchi lo ha hecho a través de un comunicado interno, mientras que el presidente de la farmacéutica Almirall, Jorge Gallardo, difundió la semana pasada un vídeo en la intranet de la compañía avisando de las «consecuencias negativas» que una declaración unilateral de independencia de Cataluña tendría para los intereses del grupo.

En su escrito, Palatchi explica que las consecuencias de estas elecciones «pueden afectar seriamente al futuro de Cataluña, de sus ciudadanos y de sus empresas», ya que, de conseguir mayoría parlamentaria, la coalición soberanista «ha anunciado acciones unilaterales y de consecuencias imprevisibles como la declaración de independencia».

«Esta empresa tiene la responsabilidad de posicionarse y prepararse ante una contingencia que pondría en riesgo su futuro», afirma el fundador de Pronovias, que recuerda que la empresa nació hace 50 años en Cataluña y que su deseo es «seguir aquí siempre».

Sin embargo, Palatchi advierte de que su empresa sería «difícilmente viable» en una Cataluña independiente y que si las circunstancias políticas derivan hacia una «situación descontrolada» se pondría en «riesgo real» tanto la viabilidad económica de Cataluña como «la continuidad» de su proyecto empresarial.

Confía en el sentido común

En tal caso, subraya Palatchi, «nos veríamos obligados a considerar todas las opciones que puedan asegurar el futuro de este gran proyecto por el que tanto hemos trabajado durante más de medio siglo». Por eso, el empresario desea «de todo corazón» que esta situación de inquietud e incertidumbre «se disipe cuanto antes y prevalezca el sentido común, el ‘seny'».

El mercado catalán representa actualmente el 3,6% de la cifra de negocio de Pronovias, mientras que el resto de España representa el 23,1% y el 73,3% corresponde a la Unión Europea y al resto del mundo.

Pronovias está presente en más de 90 países a través de 163 tiendas y 4.000 puntos de venta, y cuenta con un equipo internacional de más de 1.000 empleados, de los que 280 aproximadamente trabajan en la sede de El Prat de Llobregat.