Hay quien quiere la independencia por motivos con los que no estoy de acuerdo, como la antipatía a España, pero hay quien la desea por un ideal que sí comparto: el de construir «un país nuevo», mejor que el ­actual. A quienes así piensan les pido que me concedan dos minutos: lo que se tarda en leer 2.370 caracteres, para exponer mis tres dudas.

Duda número uno: ¿por qué un Estado catalán sería mejor que el Estado español? Una respuesta posible es que tendría más dinero. ¿Seguro? Lo que nos ahorraríamos dejando de contribuir a los presupuestos generales españoles lo gastaríamos en crear en Catalunya el Ejército o la diplomacia que hoy por hoy compartimos. Por otra parte, un país puede ser rico e injusto, como Arabia Saudí: no es eso lo que queremos.

Otro argumento posible es que un Estado catalán será mejor porque Catalunya en sí es mejor: lo piensa mucha gente. Pero ¿dónde están las pruebas? Yo, francamente, no las veo. La desigualdad entre mujeres y hombres, por ejemplo, es muy parecida aquí y allá. De los siete candidatos que aspiran a presidir la Generalitat, seis son varones, de lo que no parece que Madrid tenga la culpa. Tampoco me consta que haya menos asesinatos machistas de este lado del Ebro, y eso que la Generalitat tiene todas las competencias (justicia, salud, educación y policía) aplicables al caso.

Duda número dos: ¿cómo se puede fundar un país nuevo liderado por un partido viejo? No sólo viejo sino equivalente, punto por punto (reforma laboral, amnistía fiscal, recortes, corrupción, uso sectario de las instituciones¿) al que gobierna en Madrid.

Y duda número tres, que es la fundamental: si por «nuevo» entendemos «mejor», ¿qué demonios significa «mejor»? ¿Lo interpretan igual Convergència y las CUP, Feministas per la Independència y el católico Junqueras? ¿»Mejor» es ampliar la baja por maternidad o reducirla y alargar la de paternidad? ¿Es mejor enseñar religión o ciudadanía? ¿Pagar embajadas o farmacias (nunca habrá dinero para todo)? ¿Es mejor un Govern paritario? El probable futuro president no lo cree así: componen el suyo actual diez hombres, tres mujeres… De acuerdo, hay algún tema, como el corredor mediterráneo, al que el «ámbito catalán de decisión» daría una respuesta, pero son muchos más, infinitos los que no dependen de cuál sea la bandera. ¿Un país nuevo y mejor? Yo lo único que veo a medio plazo es empobrecimiento y conflicto.