• El presidente de la asociación, Mario Romeo, entiende que hay que cambiar el modelo de Estado

El presidente de la Tercera Vía, diálogo y acuerdo, Mario Romeo, ha manifestado este martes que aboga por «un autogobierno justo de Cataluña dentro de España». Para Romeo, la solución al problema de la cuestión catalana no consiste en que Cataluña se vaya del país, sino en cambiar el modelo de España. La asociación no hizo una propuesta concreta durante la campaña de las pasadas elecciones del 27 de septiembre, pero sus miembros —entre los que se encuentran socialistas como el expresidente Felipe González o el excomisario Joaquín Almunia— han defendido que la independencia «plantearía una situación que haría muy difícil la convivencia» y han llamado al diálogo para que la comunidad autónoma permanezca dentro del Estado.

El presidente de la Tercera Vía ha hecho estas declaraciones en un desayuno organizado por el Fórum Europa en Madrid. «Un autogobierno justo de Cataluña dentro de España es lo mejor para los intereses de la inmensa mayoría de los catalanes», ha subrayado durante su intervención. Romeo ha dejado claro que su asociación ayudará a vertebrar políticamente las mayorías sociales, tanto en la comunidad autónoma como en España, «a favor de un autogobierno justo».

La Tercera Vía apuesta por «promover un nuevo tiempo de consenso para el problema territorial que vive España». El anticatalanismo y el antiespañolismo «pueden dar votos», pero su propuesta consiste en que la comunidad autónoma continúe «dentro de una España democrática, plural y diversa».

La plataforma se fundó en septiembre de 2014 en Barcelona. Es una entidad apartidista, que busca encontrar «una solución dialogada para frenar la deriva soberanista en Cataluña». Su presidente ha considerado este martes que «tanta gesticulación por una y otra parte [independentistas y antiindependentistas] funciona como cortina de humo para ocultar incompetencia, recortes sociales y corrupción».

Romeo entiende que es necesario «un nuevo pacto político de consenso que haga posible una reforma de la Constitución«, y que esta dé respuesta a una serie de circunstancias: el reconocimiento de la identidad catalana; el blindaje de competencias en lengua; una cultura y una educación propias; una financiación más justa; un modelo claro de reparto competencial y la reforma del Senado.

Respecto a esa identidad catalana, Romeo ha dicho que la denominación no debería ser un obstáculo para el acuerdo y ha explicado que La Tercera Vía sí cree que Cataluña es una nación. «Pero no dejamos de considerar que España lo sea también. No son excluyentes. Por eso tiene sentido hablar de España como nación de naciones», ha matizado. El presidente ha advertido que «el reconocimiento de Cataluña como nación no implica privilegios económicos, ni que tenga que ser un Estado independiente».

Finalmente, Romeo ha sentenciado que la única manera de que la CUP apoye a Artur Mas es que este «renuncie al cien por cien del programa electoral».