• Vidal lo dijo en público, pero otros soberanistas lo hacen en privado. El Estado ya tiene pretexto para investigar los secretos planes independentistas

El ‘caso Santi Vidal‘ no ha sido un simple autogol del independentismo, otro más. Las supuestas revelaciones del exjuez –ahora, también exsenador de ERC— sobre los entresijos más sórdidos del ‘procés’ son una bomba de relojería que estalla antes de hora en manos del artificiero. La fulminante dimisión de Vidal quizá evite una guerra entre el PDECat y ERC, pero no amortiguará los efectos colaterales de la detonación.

Como ha contado con detalle Neus Tomàs, el Govern lleva meses trabajando en el ‘día después’ de la desconexión con España. Bajo los auspicios del jurista Carles Viver i Pi-Sunyer, todos los departamentos han recibido el encargo de diseñar estructuras de Estado y planes de contingencia para que una eventual separación no sitúe a los catalanes al borde del caos.

Se han analizado distintos escenarios. Se han explorado alternativas sobre la financiación, la justicia, las infraestructuras… Y se han confeccionado informes confidenciales que, según confiesan miembros del Govern, empiezan a circular entre no pocas manos. Tal vez demasiadas.

SIN ROMPER HUEVOS…

Y es que, en la lógica independentista, esa es la obligación de un gobierno que prepara un referéndum unilateral como antesala de la secesión: asegurarse de que esta será efectiva. El secretismo que rodea estos trabajos y los de la ley de transitoriedad impide comprobar si los planes soberanistas rozan la legalidad hoy vigente o directamente la desbordan. Pero mejor no llevarse a engaño: para celebrar un referéndum ilegal es indispensable saltarse la ley. Y para desconectar de España a la brava, también. Sin romper huevos…

Si dirigentes y cargos públicos soberanistas presumen en privado de la hazaña que están a punto de protagonizar, no sería extraño que el exjuez estrella del independentismo participase de tales confidencias. Ni que luego las exagerase ante el público hasta el punto de transformar las venideras gestas en patrañas presentes.

Con sus fábulas o indiscreciones, Vidal ha brindado un magnífico pretexto al Estado para judicializar preventivamente e investigar los clandestinos planes del Govern. Eso sí es una hazaña.