Una cosa es el PP o sea el Partido Popular y otra muy distinta la PP o lo que es lo mismo la Perversa Pinza, que puede llevar a coincidir en sus votos y vetos a Mariano Rajoy el líder con el que nadie quiere pactar y que se ha retirado de la escena de la investidura, aunque continua postulándose como candidato a pesar de haber rechazado el ofrecimiento del Jefe del Estado.

Mientras Pablo Iglesias, aunque muy lejano y distante del PP ideológicamente hablando, es el integrante de la Pinza Perversa, que provoca todo tipo de recelos y que establece vetos y exclusiones para hablar solo con él, que dice querer formar parte de un gobierno de coalición con los socialistas pero coloca obstáculos imposibles de salvar y que lo hace porque no se fía de su posible socio.

Ambos tienen un objetivo común eliminar al PSOE y a Pedro Sánchez de la escena política, y para ello están dispuestos a lo que sea, caiga quien caiga y cueste lo que cueste. Las barreras cruzadas que se imponen unos y otros desde la torpeza para no hablar, resulta como afirma el presidente del grupo PRISA, Juan Luis Cebrián entre suicidas y estúpidas.

Patxi López , Presidente del Congreso de los Diputados comunicó al candidato Pedro Sánchez, el pasado lunes día 15 que la sesión de investidura será el próximo día 2 de Marzo , en la que para ser proclamado Presidente necesitaría mayoría absoluta que de no conseguirla iríamos al sábado 5 en el que solo necesitaría mayoría simple. El plazo de dos meses para repetir elecciones se inicia el día 3 y los comicios si no hay presidente serían el 26 de Junio.

Confío en que los próximos días coloquen la dinámica de las negociaciones en la esfera de la sensatez y que lo sea con documentos programáticos encima de la mesa, seleccionando aquellos aspectos de coincidencia. No puede haber imposiciones si se quiere llegar a acuerdos.

Ya lo ha hecho Pedro Sánchez y los distintos grupos, también finalmente Pablo Iglesias, que tiene la costumbre de plantear sus exigencias en ruedas de prensa en lugar de sentarse con su comisión negociadora, que todavía no conocemos , para ver para qué se quiere pactar y no sobre puestos, vetos y barreras o líneas rojas.

Entiendo que los de Podemos han presentado un documento, entre ellas la celebración de un Referéndum en Cataluña y el poder total para el Vicepresidente , que lógicamente según sus deseos sería el líder podemita, para que la respuesta del PSOE sea NO y provocar unas nuevas Elecciones Generales.

Hemos asistido entre el estupor la indignación al último encuentro entre Mariano Rajoy y Pedro Sánchez en el que el Presidente del gobierno en funciones se mostró frio, distinta y tal vez enrabietado, pero sobre todo empecinado en que el único pacto para nuestro país es la gran coalición a la alemana entre PP; PSOE Y CIUDADANOS, presidido naturalmente por él.

Mientras un hombre acosado por los casos de corrupción, asistió sorprendido como don doña Esperanza, dejaba la presidencia del partido en la Comunidad madrileña pero continuaba como concejal y portavoz de los populares en el Ayuntamiento de la Capital y que ya ha sido sustituida provisionalmente por Cristina Cifuentes…

Sin que nadie dude de su honradez, asumía las responsabilidades políticas por los casos de financiación irregular descubiertos y la presunta comisión de delitos de cohecho y blanqueo de capitales, dentro de una nueva fase de la “Operación Púnica”. Podía haber lo hecho antes, razones había, pero nunca es tarde si la dimisión es adecuada.

Entre las cosas que dijo doña Esperanza Aguirre en su última comparecencia como Presidenta del PP de Madrid, ya que en su día renunció a la Presidencia de la Comunidad y a su puesto de parlamentaria, habría que destacar por su contenido político dos posiciones . La primera “Llueve ya sobre una inundación “sobre los casos de corrupción que están “haciendo un daño enorme a todos los partidos políticos” “la gente pide gestos también y el mío es asumir mi responsabilidad política”.

La segunda en un intento de lealtad y comunicárselo a su jefe político don Mariano Rajoy, ante la imposibilidad de conectar con él telefónicamente, le envió un mensaje al que el presidente del PP le contestó con otro que decía textualmente “te entiendo”. Nos recuerdo a aquel “Luis. Lo entiendo. Sé fuerte, parece lacónico, ya que debía haber añadido, ante los muchos casos de presunta corrupción que afectan a su partido y como máximo responsable “yo también me voy”.

Ante la imposibilidad de que gobierne el PP y el señor Rajoy, ya que no aceptó el ofrecimiento del Jefe del Estado y está peor que en aquel entonces, porque día que pasa, nadie quiere pactar con él. Creo que la única opción que le queda a nuestro país es la configuración de un gobierno reformista y progresista presidida por Pedro Sánchez, en la que todos hagan su pequeño o gran sacrificio y coloquen los intereses de España por encima de los `partidistas y con un programa de aquellos puntos que coincidencia, recuperen la confianza de la ciudadanía y de los inversores nacionales y extranjeros.

Esa coalición en la que sería una torpeza provocar vetos y exclusiones, y cuyo principal fin debería ser el qué , o sea los acuerdos programáticos y plantearse con rigor y seriedad , la estimulación de la actividad productiva para generar un empleo digno , el blindaje de los pilares esenciales del Estado de Bienestar , la Reforma Constitucional en la que se aborde la estructuración territorial que garantice el respeto a la diversidad y la unidad y cohesión de España y fortalecer el papel de nuestro país en la Unión Europea y en los distintos ámbitos de la política internacional.

Esta coalición en la que al menos deberían participar PSOE, PODEMOS, CIUDADANOS y UNIDAD POPULAR.IU. Solo con estas cuatro fuerzas políticas estamos hablando de más de quince millones de electores, de una mayoría social que debe saber abordar una situación complicada y difícil como la que vivimos, ofreciendo confianza y estabilidad.

Además exige altura de miras y generosidad por parte de todos, buscando por una parte los puntos de encuentros que son más de los que ellos imaginan y apartando las grandes diferencias, además de colocar los temas de Estado por encima de este gran acuerdo para incorporar a todo el que quiera sumarse.

Creo que ante el mundo seriamos capaces de dar una lección de diálogo y madurez democrática. Ante el electorado español estaríamos dejando claro, que lo primero son las demandas de la ciudadanía, por lo que esta coalición no solo sería necesaria sino útil.

Sino tendremos que dar la razón al investigador de la Universidad de Massachusetts , Valentín Kassarning que ha ideado una máquina que utilizando una base de datos de 4000 discursos políticos en 53 debates del Congreso de EEUU par a crear un algoritmo de aprendizaje que es capaz de crear discursos propios mejor que el de los políticos.

Así que a ver si de nuevo vamos a tener que plantearnos el poder de las máquinas sobre las personas y terminamos votando a las primeras porque son capaces de resolvernos los problemas que no logran dar solución las segundas. Este debate entre la inteligencia humana y la artificial podría mandar al paro a muchos de los que ahora se agarran al escaño como si fuera propiedad.

Los partidos políticos tienen la obligación de lograr un acuerdo de gobierno, y ahora la pelota está en su inmensa mayoría en la izquierda y el centro reformista. Según los últimos sondeos y barómetros cada día son más los electores, seis de cada diez, que sostienen que si los partidos políticos no son capaces de ponerse de acuerdo para investir a un Presidente , tendremos que ir a nuevas Elecciones Generales, lo que prolongaría una situación que debilitaría el papel de España entre el desgobierno y la incertidumbre.

Pienso que en la situación actual, no se trata de sillones sino de soluciones, por ello el acuerdo tiene que ser programático y si queremos fabricar un futuro mejor todo el mundo tendrá que ceder. Sería lamentable que esto no fuera posible porque se produce una perversa pinza entre el PP y PODEMOS para evitar la investidura de Pedro Sánchez. Tanto uno como otro lo han afirmado, los podemitas anunciando el voto negativo a un posible gobierno en el que estuviera CIUDADANOS y los populares porque no apoyarían ningún ejecutivo que ellos no presidieran.

Tengo confianza en que esto no se produzca y solo sea un deseo frustrado de la derecha y el radicalismo de este país para bloquear institucionalmente España, o provocar unas nuevas Elecciones Generales con la esperanza de pescar un puñado de votos que dejaría la situación casi lo mismo o hay quienes podrían llevarse alguna sorpresa y habremos perdido un precioso tiempo en discursos inútiles en lugar de emplearlo en soluciones necesarias.

Los ciudadanos estamos teniendo toda la paciencia del mundo Por favor, sean sensatos y no camuflen sus verdaderas intenciones bajo discursos vacíos.