• El vicepresidente del Govern reclama al Estado que dé a la Generalitat mayor margen de déficit para este año

El vicepresidente del Govern, Oriol Junqueras, ha querido este lunes «recordar una evidencia» que, no obstante, supone volver a pisar el freno en el ritmo del proceso independentista. «La independencia de Catalunya no será fruto solo de una decisión unilateral por parte de las instituciones catalanas. Ni siquiera será fruto de un supuesto acuerdo bilateral con las instituciones españolas, sino, como cualquier proceso político complejo, será inevitablemente multilateral«, ha afirmado el líder de ERC en una entrevista en Catalunya Ràdio.

Un mensaje buscadamente conciliador días después de la reunión entre Junqueras y el ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, pero que probablemente no habrá gustado nada a la CUP, que presiona en el Parlament a Junts pel Sí para que concrete y acelere la hoja de ruta. Los anticapitalistas, además, no dejan de advertir a diario de que su apoyo a los presupuestos del 2016 no está escrito, y reclaman que esas cuentas incluyan una partida para financiar la creación de nuevas estructuras de Estado. En una moción que se votará en el próximo pleno de la Cámara, la CUP insta al Ejecutivo catalán a presentar antes de un mes «un plan de actuación relativo a la fase preconstituyente del proceso constituyente«.

DEUDAS PENDIENTES

El número dos del Govern ha asegurado que hará «todo lo posible» para que Catalunya pueda disponer de una Hacienda propia en 16 meses, según el plan previsto por el Gabinete de Carles Puigdemont, si bien ha recordado que la Generalitat no ha agotado su margen «autonómico» en esta materia. Junqueras ha dado por sentado que Catalunya recibirá los 7.520 millones de euros que ha solicitado este año a cuenta del FLA, al tiempo que ha lamentado que el techo de déficit de Catalunya este año sea del 0,3%, y no del 1,07% del PIB, que es el porcentaje que cree que le correspondería en aplicación de la ley de estabilidad presupuestaria.

Ese límite del 0,3% del PIB implica, según el vicepresidente económico, que la Generalitat cuente con 1.600 millones de euros menos para este ejercicio, dado que cada décima del PIB catalán equivale a unos 200 millones de euros.